Las familias de la isla de Ometepe se han visto afectadas muy negativamente en los dos últimos años por la recesión económica causada por una crisis sociopolítica y por la pandemia del Covid-19. Asimismo, a finales del año 2020, los huracanes Eta y Iota provocaron inundaciones y pérdida a nivel de bienes materiales y material vegetal a los sistemas productivos. Los cultivos de maíz, judía y plátano se vieron claramente reducidos, afectando no sólo a la bajada en el número de ingresos por su comercialización, sino también a la alimentación de las familias por ser productos que están a su base.

El proyecto pretende apoyar la gestión de los gobiernos municipales de la Isla de Ometepe (Moyogalpa y Altagracia) en la recuperación del acceso al agua y saneamiento, así como de los medios de vida que sirven para sostener las familias . De este modo, el proyecto prevé que las mujeres y los jóvenes adquieran capacidades en la ejecución de nuevos modelos productivos, potenciando la resiliencia de las familias frente al cambio climático. Algunos de estos nuevos modelos son la producción de aves utilizando incubadoras artesanales y prácticas que sean sostenibles o la creación de viveros comunitarios para la producción de frutas.

También se quiere fortalecer las capacidades de la población para dar respuestas ante situaciones de crisis y desastres naturales. Así, se pretende equipar las brigadas municipales y realizar con ellas jornadas y campañas de seguridad para la gestión de situaciones de emergencia. A la vez también se quiere trabajar con las escuelas, fortaleciendo las brigadas de jóvenes y propiciando actividades que los estimule a la protección del medio ambiente.

Todo el proyecto se desarrollará en alianza con las alcaldías, el Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente (MARENA), Ministerio de Educación (MINED) y la Empresa Nacional de Agua y Alcantarillado (ENACAL).