Esta propuesta se dirige a 20 comunidades y 200 familias de 4 municipios que viven principalmente de la agricultura familiar de subsistencia, con el objetivo de mejorar las condiciones de vida, fortaleciendo los sistemas de producción agroecológica y comercialización, fomentando el cuidado y defensa de los bienes naturales con la participación de autoridades ancestrales, hombres, mujeres y jóvenes de las comunidades, para la exigencia y cumplimiento de sus derechos con equidad de género.

Esta fase es continuidad del proceso iniciado en 2017 y se ha identificado teniendo en cuenta el contexto actual, afectado por la situación de crisis sanitaria generada por la Covid-19. En este sentido, busca fortalecer el tejido social de la región Xinka, apostar por la soberanía alimentaria de las comunidades indígenas y la recomposición del tejido productivo, que se han visto afectadas por la pandemia. Se contribuye, por tanto, el derecho a la alimentación y la defensa de los recursos naturales (bosques y agua).

OBJETIVO ESPECÍFICO

Mejorar las condiciones de vida de 200 familias campesinas e indígenas de 20 comunidades del territorio ancestral Xinka.

ACTIVIDADES

  • Programa de capacitación dirigido a 20 promotoras y 20 promotores sobre incidencia local en materia de soberanía alimentaria y su legalización ante la municipalidad.
  • Implementación de 3 biofábricas y 3 jardines de plantas con acción insecticida y fungicida para la producción de biofertilizantes orgánicos.
  • Talleres de capacitación sobre conservación del suelo y agua, elaboración de abonos orgánicos sólidos, implementación de huertos familiares y construcción de 5 estructuras de cosecha de agua.
  • Fortalecimiento de 7 iniciativas económicas familiares o colectivas sobre transformación de productos agroecológicos para la comercialización en ferias municipales, regionales y nacionales.
  • Intercambio de semillas criollas del territorio los días de mercado.
  • Seguimiento del plan piloto.