Esta propuesta se plantea como continuidad de diferentes intervenciones que el STEI ha desarrollado en los últimos tres años en el departamento del Quiché. Esta vez se han seleccionado 4 comunidades rurales que viven en condiciones de pobreza y extrema pobreza, situación que se ha agravado aún más con la pandemia del Covid-19 y el paso de los huracanes Eta y Iota.

El proyecto tiene cuatro componentes:

  • Proceso de alfabetización correspondiente a la fase inicial con 100 mujeres mayas de cuatro comunidades. Las mujeres protagonistas de esta acción nunca han tenido la oportunidad de asistir a la escuela.
  • Huertos familiares orgánicos ecológicos y diversificados para estas 100 mujeres y sus familias. La asesoría y acompañamiento técnico se dará en todas las fases: preparación del suelo, siembra, manejo, cosecha y consumo de hortalizas. Se hará entrega de semillas y planteles en base a las necesidades alimenticias, además de algunas herramientas para labrar.
  • Proceso de formación ciudadana para 100 mujeres y 120 jóvenes con el propósito de fortalecer su liderazgo, organización y empoderamiento sociopolítico a nivel de sus comunidades. Esta fase partirá del análisis y reflexión sobre el contexto actual para entender la realidad en que se vive y, a partir de ahí, involucrarse en las reuniones y en cargos directivos a nivel de sus comunidades. Todo ello se desarrollará en 11 talleres presenciales, además de 8 programas televisivos al mes (4 en vivo y 4 repeticiones) con el objetivo de fortalecer las temáticas desarrolladas en los talleres presenciales.
  • Formación para 80 docentes del área rural de forma semipresencial a través de la plataforma moodle. El objetivo es el fortalecimiento de capacidades técnicas y pedagógicas para la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje de los niños. Para ello se plantean dos cursos, uno por semestre, con tres talleres grabados sobre temáticas transversales al proyecto.