Este proyecto es la continuación del esfuerzo sostenido en el acceso y permanencia en la educación primaria de 386 niños/as que provienen de familias en condiciones socioeconómicas difíciles en San Lucas (Madriz). Además, se complementa con el conjunto de acciones del gobierno central y los gobiernos locales orientados a disminuir los factores de riesgo en el deterioro de la vida de estas familias que viven en el «corredor seco», afectado recurrentemente por fenómenos adversos: sequías, inundaciones, plagas y enfermedades de los cultivos.
Además, la intervención que se propone responde al diagnóstico realizado en 2013 y actualizado en 2014 en el que se destaca la urgencia de atender la baja cobertura del sistema educativo y los altos índices de abandono de los estudios debido a la vulnerabilidad económica de las familias.
Así pues, el proyecto se orienta a desarrollar iniciativas en el marco de la calidad educativa, estimular la implicación de los docentes y la aplicación de herramientas pedagógicas, la mejora de las infraestructuras y del medio ambiente (huertos escolares), disminución de la desnutrición infantil (meriendas escolares).