El proyecto se orienta a enseñar prácticas familiares que sirvan para mejorar el entorno familiar y comunitario, disminuyendo las condiciones de riesgo, la contaminación de las fuentes de agua dulce, enfermedades transmisibles, poniendo especial énfasis en los niños y mujeres en condiciones de vulnerabilidad social, ya que estos grupos son los más afectados.
En los espacios comunales se desarrollarán acciones educativas para el desarrollo de habilidades entre las madres gestantes y para el cuidado de los hijos menores de 5 años, evitando así los episodios de enfermedad y la desnutrición.
Para mejorar las condiciones medioambientales, paralelamente se trabajará con las instituciones educativas de las comunidades rurales donde se implementa el proyecto (La Libertad – Chepén – Pueblo Nuevo) .