La problemática común del sector educativo en la parte rural está representada por la deserción escolar al finalizar el primer trimestre del año. Entre las causas de la deserción apuntan la integración de los niños desde muy pequeños a las tareas agrícolas de subsistencia de sus familias, falta de capacidad de afrontar los gastos escolares (material educativo, calzado, ropa, …) y enfermedades vinculadas a inadecuados hábitos de la población escolar. Según el Ministerio de Educación de Nicaragua la meta está en preparar mejor a los maestros y modificar la metodología de enseñanza.

Este proyecto pretende garantizar que los niños puedan disfrutar de una educación de calidad dirigiendo los esfuerzos a paliar las causas de la deserción en cinco escuelas de primaria. Así, se plantea realizar talleres para capacitar sobre prácticas y estilos de vida saludable entre la población escolar, hacer pequeñas inversiones de mejora y dignificación de los ambientes escolares y aportar materiales educativos que liberen a las familias de esta carga.