Mozambique es uno de los diez países con una tasa de prevalencia de VIH / SIDA más alta del mundo, con 2,2 millones de personas infectadas y teniendo SIDA el 12,6% de la población adulta de 15 a 49 años. Cada año se notifican 54.000 muertes relacionadas con el VIH y 100.000 nuevos infectados.

Los adolescentes y adultos jóvenes de entre 10 y 24 años representan el 33% del total de la población por lo que supone el grupo de riesgo más grande con posibilidades de contraer VIH o morir de SIDA. El acceso de los jóvenes y mujeres a los servicios públicos de VIH es muy bajo por causas como la vergüenza de manifestar que están infectados, hablar de sexualidad o la dificultad de los servicios públicos tradicionales para atraer a los jóvenes de forma más cercana para que inicien los tratamientos .

A partir de la experiencia de la contraparte de Manos Unidas en acercar a los jóvenes de forma amigable los servicios y tratamientos necesarios, se plantea este proyecto en la ciudad de Beira. Así, la iniciativa quiere mejorar el conocimiento, la calidad y el acceso a la asistencia sanitaria del VIH / SIDA para adolescentes. Para ello, se quiere trabajar junto a siete delegaciones distritales del Servicio de orientación a la juventud en las siguientes acciones: 1) dar formación e información a los jóvenes a través de acciones específicas de divulgación en escuelas públicas, 2) mejorar la calidad de la asistencia sanitaria a los adolescentes seropositivos, dando formación, aportando equipamiento y formación a los sanitarios y estableciendo a través de los Servicios de orientación a la juventud un proceso proactivo de seguimiento a estos jóvenes, 3) mejorar la calidad de los sistemas de información sanitarios que incluirá el desarrollo de una aplicación móvil para la captura y envío de datos, formación para la utilización y explotación de estas aplicaciones y de los datos sobre VIH / SIDA como base para las reuniones de seguimiento previstas por las autoridades sanitarias en su planificación de acciones futuras para la reducción de la incidencia del VIH / SIDA.

Un enfoque innovador será el trabajo que realizarán los activistas, que son jóvenes con conocimientos sobre la problemática del VIH y su tratamiento, que estarán próximos a los jóvenes infectados, haciéndoles un seguimiento personalizado para que no se pierdan ninguno de los tratamientos con anti-retrovirales.