El territorio de los tres municipios donde se intervendrá (Yalagüina, Palacagüina y Totogalpa), forman parte del llamado «corredor seco» y están bajo la influencia de los fenómenos de «El Niño» y de «La Niña». Después de 4 años de sequía, las precipitaciones de este año han saturado los suelos. La humedad excesiva ha hecho que los cultivos se hayan visto afectados por hongos y bacterias y ha imposibilitado la siembra. Como consecuencia de ello, las familias protagonistas del proyecto han perdido el 70% de sus cultivos de cereales (maíz, frijol y sorgo), que son su único medio de supervivencia.
Con este proyecto, se trabajará a 8 comunidades que tienen un mayor nivel de afectación, a través de la entrega de paquetes alimentarios durante 4 meses (hasta que se pueda recoger la próxima siembra). Como contraprestación, las familias aportarán voluntariamente jornales de trabajo en las comunidades. Además, se fortalecerá el papel de las comunidades para mejorar su capacidad de hacer frente al cambio climático, mediante formación en uso de los suelos, de nuevos cultivos y de gestión del agua.