La pandemia del Covid-19 ha tenido repercusiones negativas para cientos de familias del país. Los más afectados por la crisis sanitaria, social y económica están siendo los niños y sus familias, intensificándose las grietas de desigualdad y vulnerabilidad en las comunidades donde se observan tendencias crecientes de pobreza y pobreza extrema y un debilitamiento de la cohesión social con manifestaciones de descontento popular.

Este contexto exige establecer una dinámica de intervención compartida con las instituciones y actores aliados de las comunidades para aprovechar las oportunidades en un proceso de búsqueda del interés común. Así uno de los resultados que pretende obtener este proyecto es el fortalecimiento de los espacios de articulación y trabajo en red de instituciones y organizaciones sociales, como la Mesa de concertación para la lucha contra la pobreza. Se quieren identificar y coordinar con las redes sociales gubernamentales para la atención e intervención de las familias así como realizar acciones concertadas en favor de la salud y la educación.

Un segundo resultado quiere mejorar las oportunidades productivas de las familias incrementando sus ingresos a través del desarrollo de actividades económicas inclusivas y el acceso a una educación emprendedora que fortalezca las capacidades de las mujeres para afrontar el impacto de la crisis sanitaria.

Finalmente, el tercer resultado pretende contribuir al desarrollo integral de niños y adolescentes mediante diversas acciones: seguimiento de los niños para la prevención y vigilancia de su salud y nutrición; el desarrollo de un programa formativo dirigido a madres orientado a la promoción y protección de la salud de los niños; ejecución de un programa de formación para la estimulación temprana en la escuela por la paz Ayneduca y el centro de día Aynewasi.