El proyecto consiste en la construcción de 21 viviendas para familias especialmente necesitadas de la comunidad rural de Therannapalli (Anantapur). Estas familias, compuestas de una media de cuatro miembros, se ven obligadas a vivir en cabañas de adobe que no están preparadas para resistir las altas temperaturas de la zona y que se inundan fácilmente durante la época de los monzones.

Las casas proyectadas dispondrán de dos habitaciones amplias y un porche y estarán elevadas dos palmos por encima del nivel del suelo para evitar los efectos de las lluvias monzónicas y la entrada de serpientes y escorpiones.

Disponer de una vivienda digna implica una considerable mejora en la calidad de vida de las personas beneficiarias que forman parte de los colectivos dálits o intocables, además de una consideración social frente al resto de castas.