El departamento de Madriz está dentro del denominado «corredor seco» y se ve afectado de manera cíclica por el fenómeno del Niño, que alterna fuertes sequías con inundaciones. La agricultura y la ganadería son los sectores que se ven más afectados y son más vulnerables a este fenómeno.

En los municipios de San Lucas y Palacagüina el 69% de las 7.704 familias censadas, viven en el ámbito rural. La mayoría son familias campesinas con una alta dependencia de la producción agrícola (maíz y judía) destinada principalmente al autoconsumo. De las dos cosechas que hay durante el año, la de finales de 2018 y la del primer semestre de 2019 se han visto gravemente afectadas por la sequía.

A partir del diagnóstico que han hecho los dos municipios han verificado los efectos de la sequía en 2.639 productores y productoras, comprobándose que el 78,73% han perdido el 95% de la cosecha en la primera siembra del año 2019.

El proyecto se orienta a proporcionar alimentos básicos para 500 familias, asegurando un suministro complementario del 15% de los alimentos por un período de 60 días. Los paquetes alimenticios contienen arroz, azúcar, harina de maíz, aceite, pasta, avena, café en grano y jabón. Por otra parte, el proyecto también contempla la asistencia de las familias a 20 capacitaciones en resiliencia frente al cambio climático y buenas prácticas agrícolas.