El proyecto pretende posibilitar la formulación de un plan de desarrollo humano integral para las mujeres de las seis comunidades a partir de un mejor conocimiento de la situación, potencialidades, dificultades, necesidades y prioridades de la población objetivo.
Para ello, utilizará como metodología el Diagnóstico Rural Participativo (DRP), un conjunto de técnicas que permite que las personas de las comunidades sean las protagonistas del análisis, poniendo en común sus experiencias y valoraciones. No pretende sólo recoger datos del grupo meta sino posibilitar un proceso de autorreflexión sobre los propios derechos y las posibilidades existentes para conseguirlos.