Según el Instituto Nacional de Defensa Civil, 85 personas han muerto y 672.892 se encuentran afectadas por las graves inundaciones que sufrió Perú en el mes de enero y que duraron hasta el mes de abril. Se han declarado en estado de emergencia 11 regiones y 7 también en estado de emergencia sanitaria, entre ellas el departamento de Ancash, donde se desarrolla la intervención.

La ciudad de Huarmey está totalmente inundada debido a que el río del mismo nombre se desbordó afectando al 90% de la ciudad. Como consecuencia de ello, hay 14.060 personas damnificadas y 4.690 afectadas; 250 casas destruidas, 2.562 casas inhabitables y 938 afectadas; Las familias están alojadas en las zonas que han quedado habitables, en alojamientos temporales o en la cancha deportiva.

Entre las primeras necesidades priorizadas por la Cruz Roja Peruana estaba la de abastecer a la población afectada de agua potable. Sin embargo, al haber transcurrido más de tres meses desde la afectación del fenómeno, el municipio ya ha restablecido el sistema de agua potable y las actividades de limpieza de las viviendas ha finalizado. En este momento, el municipio, junto con el ministerio de vivienda, está trabajando en la instalación de módulos de alojamiento temporal, ya que más de 300 familias tienen su casa inhabilitada. Asimismo, la llegada del invierno y la bajada de las temperaturas nocturnas deja a más de 1000 familias en una situación de vulnerabilidad elevada, ya que han perdido la ropa de abrigo de sus viviendas.
Para poder hacer frente a esta situación, el proyecto pretende atender las necesidades de vivienda de 3 familias mediante la instalación de un módulo de vivienda de 18 m2 mediante un proceso de autoconstrucción y un taller de formación previo. También se prevé la instalación de 12 letrinas y la distribución de 53 paquetes con ropa de abrigo.