Las medidas de confinamiento domiciliar en El Salvador para la prevención de los contagios por la COVID-19 se iniciaron el 22 de marzo y tienen previsto alargarse hasta mediados de junio, con mucha probabilidad de que se prorroguen. Un alto porcentaje de la población trabaja en el sector informal y vive precariamente en las zonas rurales. El confinamiento ha limitado su capacidad adquisitiva por la paralización de la actividad económica, quedando desprovista de ingresos para poder comprar alimentos.

La falta de apoyo de las municipalidades y la concentración y politización del apoyo gubernamental, ha hecho que muchas familias no hayan podido acceder a los beneficios de las compensaciones económicas y bolsas de alimentos que el Estado ha distribuido entre los 58 municipios más pobres del país. De esta manera, las cases que no disponen de alimentos están poniendo banderas blancas en el exterior de sus viviendas como señal de demanda de auxilio alimentario entre el vecindario.

Por otro lado, el hecho de no poder salir de casa supone una agravación del estré y se ha registrado un aumento del 70% de la violencia doméstica.

El proyecto, que se realizará en los municipios de Comasagua, Puerto La Libertad y Huizúcar, pretende hacer frente a diversas problemáticas:

  • Asegurar la alimentación y la higiene básica de 400 familias a través de la distribución de paquetes alimentarios compuestos por pasta, salsa de tomate, lleche, harida de maiz, arroz, frijoles y avena. Los paquetes están pensados para un mes de apoyo alientario.
  • Compra de material de prevención contra la COVID-19 (mascarillas y gel).
  • Disminuir el estré  producido por el confinamiento y prevenir la violencia de genero.

El apoyo del Fons se solicita para la compra de los paquetes alimentarios y su reparto entre las familias, la compra de gel y de mascarillas.

ACTIVITADES

  • Identificación, junto a asociaciones de mujeres, de familias con mayor vulnerabilidad a la desnutrición.
  • Adquisición y elaboración de los paquetes alimentarios.
  • Reparto entre les 400 familias de los paquetes alimentarios.
  • Formalización del contrato con la cooperativa de mujeres ACOPANCHI para la fabricación de mascarillas.
  • Formalización del contrato con la cooperativa de mujeres RETAR para la fabricación de alcohol en gel para la desinfección de manos y superficies del hogar.
  • Distribución de recursos higiénicos a las 400 familias.
  • Producción y difusión de los programas de radio.