Dignidade visitó Marcaçao por primera vez en 2002 en respuesta a una petición de ayuda de la comunidad.
En aquel momento había una escuela construida con cañas y barro y gestionada por voluntarios que recibían un pequeño incentivo por parte de una entidad religiosa pero, ni la calidad de la enseñanza, ni la capacidad de las precarias infraestructuras, cubrían las necesidades mínimas de la población infantil en edad escolar. Además no existía ningún otro colegio en un radio de 3-4 horas de camino.
Desde el primer momento se constató las severas condiciones de pobreza, así como el aislamiento de la región. Como resultado de esta valoración se decidió iniciar un Programa de Desarrollo de Zona.
El proyecto permitirá el acceso a la educación básica de la población en edad escolar y a una parte de la población adulta durante el año 2013. Para ello se mantendrá en funcionamiento la escuela que imparte la educación primaria completa y el programa de alfabetización de adultos y de formación profesional para adolescentes y adultos.
El edificio cuenta con 8 aulas para educación primaria y un aula para corte y confección. La escuela funciona en dos turnos (mañana y tarde).