HISTORIAS DE MIGRACIONES

Ibiza y Formentera, tierra de salida y llegada

Desde sus orígenes, la humanidad ha migrado. Familias, pueblos y comunidades han dejado sus lugares de procedencia buscando nuevos espacios donde construir un hogar más seguro o con mejores condiciones de vida. Como otros muchos lugares del mundo, Ibiza y Formentera han constituido puntos claves en este tránsito connatural al ser humano.

Puntos de salida tiempo atrás, como hoy lo son de llegada, para muchas personas que un día iniciaron su historia de migración.

Queremos recuperar estas historias, de antes y de ahora, escuchar a quienes las protagonizan y conocer qué situaciones motivaron y acompañaron sus viajes.

La idea es crear un punto de encuentro entre estos dos tiempos, un espacio donde se pueda dar el reconocimiento mutuo entre el “cómo fue” y “cómo es” ser migrante. Esta iniciativa se materializará, por un lado, en una exposición, una compilación de fotografías que hayan cogido instantes de estas historias de migración. Y por otro, en un audiovisual con testimonios de personas que salieron y que llegaron a las islas, o bien de sus familiares.


Para hacer realidad esta propuesta buscamos imágenes que sean significativas para personas que se han visto obligadas a migrar. Fotografías que muestren algún momento de su proceso migratorio:

– Personas que migraron de Ibiza o Formentera, antes de los años 60, hacia otros países.

– Personas que han migrado a Ibiza o Formentera provenientes otros países.

Quieres formar parte de esta iniciativa? Llena este formulario con tus datos y adjunta tu foto antes del 30 de abril.


 

Historias de migraciones es un proyecto del Fons Pitiús de Cooperació que se enmarca dentro de la campaña Contra el racismo y la xenofobia, ¡actuamos!, impulsada conjuntamente con Creu Roja, Metges del Món, Fundació Deixalles y Cáritas.

Esta campaña pretende sensibilizar sobre la realidad de las personas que se ven forzadas a dejar sus lugares de origen, huyendo del hambre, de la persecución política, de la guerra o de los desastres naturales, desmontar los prejuicios sobre la migración y contrarrestar los discursos de odio sobre las personas racializadas no blancas. El objetivo principal es contribuir a la construcción de un espacio común de convivencia y enriquecimiento intercultural en nuestras islas, una sociedad respetuosa con la diferencia, donde las personas que llegan se puedan sentir acogidas y seguras.